Alcachofas Ritti

ritti artichokes
Esta semana fui a la feria y encontré unas alcachofas tan lindas que no me pude resistir a comprarlas. De las cinco que compre, las dos primeras fueron devoradas ese mismo día de la forma más clásica que existe para comer alcachofas: untadas en mayo casera y raspadas contra los dientes hoja por hoja. Con ese ritual de la niñez, vuelan los recuerdos de todos los años en primavera, cuando el placer más grande era volver a comer alcachofas después de una larga espera.

Las alcachofas son de mis productos favoritos; sea cual sea su preparación, las amo infinito. Con el tiempo y la pasión por la cocina he ido explorando nuevas formas de comerlas y no hay ninguna que decepcione. Se que aún me quedan muchas formas por probar, e incluso supe hace poco que se pueden comer crudas por lo que habrá que seguir experimentando con estas delicias.

alcachofas

Para hoy les traigo una receta italiana que se llama “Carcofi Ritti” y que significa algo así como “alcachofas erguidas”. Desde la primera vez que probé esta receta quedé enamoradísima de los sabores y las texturas, y cada vez que puedo la hago de nuevo. Es originalmente una receta de la región de Toscana en Italia, que por lo demás muero por conocer. Espero algún día poder recorrer esos campos y viñedos italianos, parando en rinconcitos locales a comer alcachofas, burrata y pasta.

fondo de alcachofa alcahofas peladas

No es una receta difícil, pero si requiere de algunos pasos precisos para que las alcachofas queden blandas y sabrosas. Es importante pelar las hojas exteriores y luego ahuecarlas, sacándole los pelitos que pinchan al medio para que al comerlas se disfruten de verdad. La primera vez que las hice no le saqué esos pelitos y tampoco fui tan prolija en el deshoje, por lo que a la hora de comerlas nos costó masticar un poco. También es importante pulir la base de la alcachofa para que se puedan sostener sobre si mismas sin caerse. Si encontraron alcachofas con un tallo muy largo, ¡no lo boten porque es exquisito! Se puede pelar y echar a la olla con el resto de las alcachofas y es como una extensión del fondito. ¡La mejor parte!

carcofi ritti alcachofas ritti

El relleno es muy sencillo de hacer si es que tienen alguna mini pimer, o procesadora de alimentos. Con la ayuda de la tecnología la pastita de perejil, pan, tocino y aceite de oliva se forma rápidamente, pero si no tuvieran estos implementos de cocina, igual la pueden hacer con un cuchillo, picando todo muy muy finamente y mezclando hasta lograr una pasta gruesa. Demás está decir que si quieren hacer una versión completamente vegetariana del relleno, simplemente dejen afuera el tocino.

Este plato se puede comer como entrada, calculando una alcachofa grande por persona, o como plato de fondo acompañando alguna otra preparación. Lo que si es infaltable ya sea entrada o fondo es un buen pan rústico tostado para sopear el jugo de la cocción. De verdad que no hay muchas mejores cosas en la vida que sopear ese juguito y comerse esa tostada rebosante en aceite de oliva perfumada. Los italianos si que saben. ¡Buon Appetito!

stuffed artichokes alcachofas rellenas

Alcachofas Ritti

Porciones 3
Tiempo de preparación 20 minutes
Tiempo de cocción 30 minutes
Tiempo total 50 minutes

Ingredientes

  • 3 Alcachofas grandes
  • 2 Limones
  • 1 Taza Perejil picado
  • 2 Dientes de ajo pelados
  • 70 Gramos tocino
  • 1 Cucharadita sal de mar
  • 1 Pizca pimienta
  • 1/4 Taza aceite de oliva extra virgen
  • 1 Taza agua filtrada
  • 3 Cucharadas pan rallado
  • 1/2 Taza aceite de oliva extra virgen

Preparación

1. Lava bien las alcachofas. Córtales la punta y luego pela las hojas más duras del exterior. Con una cuchara, remueve los pelos del interior y ponlas en una fuente con agua y el jugo y cáscaras de de 1 1/2 limón. Esto ayudará a que no se oxiden.
2. En el bowl de una pequeña procesadora de alimentos (o con una mini pimer, o a mano), mezcla bien el perejil con los ajos, el tocino, sal, pimienta, pan rallado, 1/4 taza de aceite de oliva y el jugo y la ralladura de 1/2 limón. La consistencia de esta pasta debe ser como un pesto grueso.
3. Saca las alcachofas del agua, abre sus hojas como si fueran una flor y rellénalas con el pesto de perejil y tocino. Repite hasta rellenar las tres alcachofas.
4. En una olla mediana agrega la 1/2 taza de aceite de oliva restante y 1 taza de agua. Sobre esa mezcla pon las alcachofas y tapa la olla. Prende el fuego al máximo y lleva la mezcla de aceite y agua a ebullición. Una vez que haya hervido, baja el fuego al mínimo y cocina por 30 minutos con la olla siempre tapada.

 

One Comment

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published