Caldillo de Congrio con Almejas en Santo Domingo

caldillo de congrio y almejas

Que les puedo decir.. este 2016 no para. Pensé que la intensidad del principio de año se mantendría sólo al comienzo, y que el invierno me daría un break, pero la verdad es que el ritmo no ha decaído. Todo lo contrario, sigue aumentando y este año pasará a los anales de mi historia personal como un año terremoteado y lleno de cambios, desafíos, e incertidumbre. De esos torbellinos que a veces son tan necesarios en la vida para despertarte, sacarte de tu zona de confort y hacerte crecer, pero que a la larga te dejan como un trapito usado sin vida.

Lo más difícil que me ha tocado vivir este año ha sido mi separación. Caminos y visiones de vida que se fueron por lados diferentes nos llevaron a tomar la decisión de separarnos después de 4 años juntos. Dejar mi casa, mis gatas, mi vida, y las ilusiones que alguna vez existieron en esa relación fue de los embates más duros que he vivido. En medio de todo eso, me gané la beca Fulbright para irme a estudiar un Magíster en Sustentabilidad Alimentaria a Estados Unidos; un proceso largo que recién comienza y que aún está lleno de incertidumbres pero también esperanzas. Volví a vivir con mis papás después de 10 años de independencia y estos días tengo toda mi vida embalada en cajas, con las cuales convivo entre el suelo de mi nueva pieza y una bodega.

baldosas

A veces miro hacia atrás, pienso en los últimos dos meses, y siento como si hubiese pasado un año. Este invierno además he pasado muchísimo frío, y siento que los últimos dos meses de esta debacle emocional me han quitado energía y calor interno, que se ha empezado a manifestar a nivel externo también. No se cuánto más irá a durar este torbellino de emociones, pero creo que es hora de activar el plan de recuperación personal, también conocido como “auto regaloneo post break up”.

Básicamente este plan consiste en pasarlo bien, disfrutar de las cosas simples de la vida, bajar los niveles de estrés, frustración, rabia y demás vibras negativas, y tratar de acercarse a aquellas cosas que nos hacen vibrar de manera positiva: la familia, los amigos, el deporte, el yoga, el aire libre, el sol, la playa, atardeceres, un día de spa con amigas, una tinaja con agua caliente, un viaje al caribe, etc.

Debo reconocer que igual me cuesta entrar en esta onda, no por la falta de instancias, sino por lo acelerada que anda mi mente últimamente. Y hasta que no logre estar un par de días enteros sin la sensación de que tengo veinte mil pendientes y con la urgencia de estar conectada a todo salvo el momento presente que estoy viviendo, creo que la rehabilitación no estará completa. Pero vamos avanzando tranquilamente y disfrutando del viaje también; lo último que necesito es que el proceso de recuperación personal me termine estresando. ¡Sería el colmo de los colmos!

casa de playa corchos

Un buen momento fue este último fin de semana visitando a mi hermano en su casa de Santo Domingo. Decidí llevar mi cámara y dedicarme a fotografiar la jornada, entregándome al ojo mágico del lente que te hace observar todos los rincones de manera mucho más atenta. Además, cocinamos y comimos rico, nos reímos mucho, conversamos, escuchamos música, vimos un lindo atardecer y volví a Santiago a ver películas con un guatero. Maravilloso; hoy es todo lo que necesito para estar en paz.

Les dejo las fotos de ese día y aprovecho de compartirles la receta que hicimos, que fue una variación de la que preparamos en el último taller de CiudadanaB, Sopas & Panes de Invierno. Un caldillo de congrio con almejas perfecto para armar de manera colectiva y lentamente mientras se acaban las botellas de vino y un rico picoteo. El congrio lo tiramos a la parrilla y luego lo desmenuzamos encima, pero también lo pueden cocinar directamente en el caldo si es que no tienen parrilla. Lo importante es partir con un buen caldo, por lo que cuando vayan a comprar, díganle a su casero que les regale la cabeza del congrio para partir por ahí. ¡Bon Appetit!

prendiendo la parrilla luisa rivera ilustradora almejas y vino blanco jardinpicoteandopapáparrillandocamilaviejos amigosalmejas en caldillocongrioalmuerzocaldillo de congrio con almejasplatos listoslate lunchpink sunsetcoffee and flowersatardecer azulatarceder santo domingo

Caldillo de Congrio con Almejas

Porciones 8
Tiempo de preparación 1 hour
Tiempo de cocción 1 hour
Tiempo total 2 hours

Ingredientes

  • 1 Congrio (fileteado, sin piel y con la cabeza aparte)
  • 2 Kilos Almejas
  • 1 Manojo Hojas de apio
  • 1 Zanahoria
  • 1 Cebolla
  • 1 Hoja Laurel
  • 1 Cucharadita sal de mar
  • 1/2 Cucharadita pimienta fresca entera
  • 1 Taza vino blanco
  • 1/2 Litro crema entera
  • 1 Kilo papitas nuevas cocidas

Preparación

1. En una olla grande, pon la cabeza del congrio junto con las hojas de apio, zanahoria picada, cebolla en trozos grandes, laurel, sal, pimienta fresca y vino blanco. Cubre todo con agua fría, tapa la olla y a fuego alto lleva a hervir.
2. Cuando suelte el primer hervor, baja el fuego al mínimo y deja que el caldo se cocine por unos 30 minutos más.
3. Mientras se hace el caldo, cocina el congrio a la parrilla sobre un alusa foil para que no se pegue. Si no vas a usar parrilla, puedes agregar el congrio al final de la cocción del caldo y pochar en el mismo caldo por 15 minutos.
4. Una vez cocido el congrio a la parrilla, desmenúzalo, remueve las espinas y reserva.
5. Cuela el contenido sólido del caldo, sacando con cuidado la cabeza de pescado, hojas de apio, zanahoria, cebolla y laurel.
6. Lava bien las almejas y agrégalas a la olla con el caldo hirviendo. Revuelve bien y deja que se cocinen a fuego alto por 5 a 10 minutos, o hasta que las almejas se vayan abriendo solas. Como regla a la hora de comer mariscos siempre recuerden lo siguiente: si después de cocinarlos, las conchas no se abren, hay que descartar ese marisco y no comerlo.
7. Una vez que se hayan abierto todas las almejas, agrega la crema, revuelve, apaga el fuego y sirve el caldillo. Pon en cada plato unas 2-3 mini papitas hervidas previamente, 3-4 almejas, y cubre con el caldo cremoso. Encima agrega un pedazo de congrio y sirve caliente acompañado de un buen pan y vino blanco.

5 Comments

  1. Q buena pints la receta! Mucho ánimo, Ana, con todo. Hace un par de años pasé por una separación y es una época durísima. Consentirte mucho y aprender es la mejor ruta para vivir el duelo de forma constructiva. Felicidades por la Fulbright! Q grande! Un abrazo fuerte.

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published