Detox post vacaciones

la foto 2 (5)

¡Hola a todos! Ya estamos de vuelta después de unas maravillosas vacaciones en Inglaterra y Escocia. Lo pasamos increíble y fueron dos semanas inolvidables. Recorrimos mucho y aprovechamos el tiempo al máximo, así que pareciera que hubiésemos estado un mes completo afuera. Por lo mismo, estamos felices de estar de vuelta en casa y volver a ordenarnos un poquito, sobre todo con las comidas y el ejercicio que es lo que más extrañábamos los últimos días.

De todas maneras, les confieso que no me arrepiento de ninguno de los excesos de estas últimas semanas, porque como bien dice el dicho, lo comido y lo bailado no me lo quita nadie (ya les iré contando de las cosas que hicimos, comimos y tomamos en otras entradas). Pero sin duda el cuerpo se resiente un poco con tanto desorden: los viajes largos en avión, el exceso de alcohol, las comidas siempre afuera que normalmente vienen cargaditas a la sal y las grasas, y por supuesto los cambios de hora y el jetlag. Así qué esta semana entramos en modo full detox para recuperar energías, limpiar un poquito el hígado y volver a estar radiante como un bello girasol en primavera.

¿Por qué un detox?

Nuestros cuerpos reflejan nuestro estilo de vida, por lo que una de las mejores maneras que tenemos para mantenerlos radiantes y sanos es comer bien y limpio. Ese dicho tan conocido que dice «You are what you eat» (Tu eres lo que comes), no podría ser más certero. Cuando estamos de vacaciones normalmente nos relajamos con todo… dejamos el ejercicio de lado, comemos y bebemos de más, nos desordenamos con los horarios del sueño, etc. Al principio es muy agradable este quiebre en la rutina, y hasta necesario de vez en cuando, pero ya cuando los días se extienden y la cosa no cambia, empezamos a sentir algunos estragos en el cuerpo, sobre todo si durante gran parte del año estamos acostumbrados a cuidar lo que comemos, hacer ejercicio y mantenernos en forma.

El más afectado es nuestro hígado, el órgano encargado de ciertos procesos metabólicos de nuestro cuerpo, y a quien le cae todo el trabajo extra durante esas semanas de desorden alimenticio. El hígado, entre otras cosas, cumple una función desintoxicante, y es el responsable de eliminar de la sangre aquellas sustancias que pueden resultar nocivas para el organismo. El hígado también es el órgano que procesa el alcohol, las grasas y las proteínas, por lo que si durante un período de tiempo determinado lo sobrecargamos con comidas pesadas, y el único líquido que tomamos es la cerveza, lo vamos a pasar mal y también nos vamos a ver mal, ya que se nos empezará a notar en la piel, el pelo, los ojos, etc.

Entonces, la idea de un detox es precisamente ayudar a nuestro cuerpo a deshacerse de esas toxinas acumuladas; darle un break al hígado y revitalizar nuestra piel, pelo y energía vital. Hay algunas toxinas que son más evidentes que otras, como por ejemplo algunos pesticidas o el smog. Pero también hay otro tipo de toxinas que son más aceptadas ya que las consumimos diariamente, pero que no por eso son inocuas. Su consumo habitual y por períodos prolongados puede afectar nuestra salud también, causándonos fatiga, dolores de cabeza, problemas a la piel y el sistema linfático. Hablo de elementos como el alcohol, las azúcares y endulzantes químicos, harinas refinadas, cafeína, tabaco, y productos altamente procesados en general que contengan exceso de sal y grasas en su preparación.

¿Cómo empezar?

Lo más importante para empezar un detox es ¡la actitud! Tienes que querer hacerlo y comprometerte a cumplirlo aunque cueste. No es fácil pasar de un período de full relajo y comidas a destajo, a uno de control y limpieza, pero es muy necesario y ya verás que al finalizar te vas a sentir de maravilla.

la foto (1)

También es necesario que encuentres un detox que te acomode y que sea del tiempo que quieras dedicarle. Si investigas un poco te darás cuenta que hay planes de detox súper extremos, como una semana sólo tomando jugos verdes y agua de jengibre, a otros más amables, que incluyen más comidas sólidas y que duran más tiempo. Idealmente tu detox debería durar entre una y tres semanas, dependiendo de los objetivos que te plantees al inicio.

Finalmente, considera que el ejercicio también es un elemento importante a la hora de desintoxicar el cuerpo. Eso si con cuidado a la hora de entrar en un proceso de purificación. Como tu dieta va a ser súper liviana y vas a estar recién retomando la actividad física después de varios días sin hacer nada, lo recomendable es partir suave, con caminatas, yoga, y algunos ejercicios tranquilos como abdominales, elongaciones, etc. Dependiendo del detox que escojas, dependerá la intensidad del ejercicio que realices, pero la idea no es desfallecer en la mitad del plan, sino que darle una ayudita extra al cuerpo.

Consejos claves

Algunos consejos claves a la hora de partir un detox son los siguientes:

1. Cero alcohol: El alcohol no sólo afecta al hígado en su trabajo, sino que además una vez que es procesado por nuestro cuerpo se convierte en azúcares, que si no usamos terminará como grasa. Así que es fundamental que durante el tiempo que estés en detox te comprometas a cero alcohol.

2. Break de cafeína: Adiós al café y té negro. La cafeína es un estimulante bien potente, por lo que si le das un break al consumo de café quizás te darás cuenta de que estás muy cansado y que es hora de bajar el ritmo o cambiar algunos hábitos. Cambia tu taza de café por una de té verde o infusiones de hierbas naturales como menta, jengibre y limón.

la foto 2 (3)

3. Incrementa tu consumo de agua: Bebe mucha agua durante el día, idealmente filtrada. Debes tomar por lo menos unos 2 litros de agua al día, aparte de la que consumas a través de infusiones o té verde.

4. Adiós proteínas animales: Come sin carne, pescado ni pollo. Algunas personas también dejan los huevos y los lácteos, lo cual es recomendable pero no es fundamental. De todos modos, mantenlos al mínimo si puedes, y si  vas a consumirlos que sean orgánicos.

5. Verde que te quiero verde: Come vegetales crudos y verdes principalmente, como la espinaca, acelga, rúcula, pepinos, apio. También puedes incluir otros vegetales como el brócoli, la beterraga y las zanahorias. Estos dos últimos ideales para jugos y smoothies.

6. Frutas y más frutas: Esenciales para un período de detox, ya que complementan muy bien la limpieza con sus antioxidantes, fibra y vitaminas. Ideales también para jugos y smoothies, en especial los berries (frambuesas, moras, arándanos, frutillas), las peras, manzanas, naranjas, pomelos y mango. Recuerda siempre preferir aquellas frutas de estación y de preferencia orgánicas.

la foto 1 (4)

la foto 3 (2)

7. Granos integrales: Si vas a incluir granos en tu dieta, que sean integrales y por ningún motivo refinados o procesados. Prefiere avena, quinoa y arroz integral y en pocas cantidades (1/4 de taza o 1/2 taza, no más).

8. Aliños y condimentos: Si quieres darle un toque a tus comidas, condimenta con especias y mantén al mínimo el aceite y la sal. El ajo, jengibre y limón son muy buenos para agregar sabor y además ayudan con el proceso de desintoxicación. Usa hierbas frescas en tus preparaciones como cilantro, perejil, menta y albahaca.

la foto 1 (3)

9. Azúcar y endulzantes: Si eres de paladar dulce puede que un detox te cueste un poco más de lo normal. Una de las claves de un detox es eliminar todo tipo de azúcares refinados y endulzantes procesados, ya que son altamente adictivos y tienen efectos súper nocivos en nuestro cuerpo. Aprovecha esta instancia para resetear tu paladar y aprender a disfrutar de los azúcares naturales que encontramos en las frutas. Si ya no te aguantas el antojo puedes agregar un poquito de miel a algunas preparaciones, pero sólo en cantidades pequeñas (1/2 cucharadita de té).

10. Smoothies y jugos: Tómate un smoothie o jugo de verduras y frutas al día. Esto puede ser como reemplazo de una comida o merienda, y es una buena manera de incluir más frutas y vegetales en tu día de manera innovadora y entretenida. Además te mantendrá hidratado por más tiempo, y con una sensación de saciedad prolongada.

la foto 3 (3)

Finalmente, es importante que tengas en cuenta que un detox NO es una dieta para perder peso, ni un plan que puedas mantener en el largo plazo. El objetivo es purificar las toxinas en el cuerpo durante un período determinado relativamente corto, por lo que debes hacerlo con precaución. Si nunca antes has hecho un detox, te recomiendo que lo hagas con alguien que te pueda guiar la primera vez y que sepa como hacerlo. Si tienes diabetes, problemas de presión, problemas al corazón, desordenes alimenticios, o estás embarazada NO debes hacer un detox sin antes consultar a tu médico de cabecera.

One Comment

  1. Pingback: Lunes sin Carne: Ensalada de lentejas, hojas verdes y brotes | ciudadana B

Deja una respuesta

(*) Required, Your email will not be published