Ensalada Tibia de Kale y Betarragas Amarillas

betarraga amarilla con kale

Me encanta cuando aparecen nuevas frutas y verduras en Chile; es mi máxima fascinación. Un poco nerd el tema de mi fascinación, pero no tengo problemas en asumirlo. Mi panorama ideal para un viernes o sábado en la noche es cocinar; para mi el carrete perfecto tiene que tener una mesa llena de cosas ricas, buenos vinos y gente entretenida conversando. Se me alegra el día cuando encuentro un nuevo ingrediente para probar y echar a correr la imaginación, y el mejor regalo que me pueden hacer es y será siempre algo relacionado con comida y vinos.

Así que comprenderán que cuando me encontré con estas betarragas amarillas el otro día, mi cara de felicidad y sorpresa superaba con creces al gato OMG. Estas betarragas amarillas son una variedad de la familia de las betarragas moradas tradicionales que conocemos acá en Chile. Son levemente más dulces que las moradas y tienen un gusto menos terroso a mi parecer. Ojalá lleguen pronto otras variedades de betarragas a Chile, porque también las hay blancas y con anillos concéntricos blancos y rosados. Estas últimas son hermosas, por lo que además le dan un toque de color maravilloso a los platos. Las amarillas igual no lo hacen nada de mal, y se ven preciosas en cualquier preparación.

kale and yellow beetroot betarraga amarilla

El kale también es de mis ingredientes favoritos. Lo probé por primera vez cuando vivía en Inglaterra y fue amor al primer bocado. Cuando llegué a Chile el 2012 no había por ninguna parte, y frente a mi síndrome de abstinencia, traté de cultivarlo infructuosamente en mi balcón, hasta que me di por vencida y asumí que ya no iba a poder comer kale nunca más. Increíble fue mi sorpresa, que justo cuando había tirado la toalla del autocultivo de kale, empezaron a aparecer algunos productores pequeños con kale en la Eco Feria de La Reina, y en las cajitas semanales que pedíamos a Huertas a Deo. Hoy el kale ya se hizo famoso en Chile y ha salido en muchas revistas y reportajes; lo venden hasta en el Jumbo por lo que su nivel de popularidad sigue creciendo.

Ojalá de a poco empiecen a introducir nuevas especies de frutas y verduras a los mercados chilenos. La verdad es que hay tanta variedad de productos vegetales en el mundo, que es una pena perdérselos y ver que los supermercados y las ferias siempre tienen lo mismo. Se me vienen inmediatamente a la cabeza varias cosas que podrían aparecen pronto por este rincón del mundo para ampliar el paladar y cocinar nuevos platos deliciosos. Les paso el dato por si ustedes los ven primero o si conocen a algún agrónomo innovador y visionario que se atreva a cultivarlos: Nabicol (Rutabaga), Chirivía (Parnsnip), Rampas (Ramps), infinitas variedades de zapallos y zapallitos italianos de verano (Summer Squash), Arvejas planas (Sugar Snap Peas), Zanahorias moradas (Purple Carrots), en fin. Sin duda que hay un mundo por descubrir. Lo bueno es que vamos avanzando por buen camino.

yellow beetroot ensalada tibia de kale y betarraga amarilla

Esta receta es muy sencilla de hacer, aunque la lista de ingredientes y pasos parece un poco larga. La mezcla de texturas con las hojas crunchy del kale y la suavidad de las betarragas es un buen contraste, y la mezcla de sabores entre la vinagreta de especias, el yogurt, y las verduras, es el equilibrio perfecto en la boca.  Si quieren acompañar con un vino, les sugiero algo como un riesling o gewurstraminer. Bon Appetit!

Ensalada Tibia de Kale y Betarragas Amarillas

Porciones 4
Tiempo de preparación 20 minutes
Tiempo de cocción 1 hour, 10 minutes
Tiempo total 1 hour, 30 minutes
Dieta Gluten Free, Vegetarian

Ingredientes

  • 1 Kilo betarragas amarillas
  • 500 Gramos curly kale
  • 1 Cucharadita semillas de comino
  • 1 Cucharadita semillas de cilantro
  • 3 Cucharadas vinagre de jerez
  • 6 Cucharadas aceite de oliva extra virgen
  • 1 Taza yogurt natural
  • 1/2 Limón (sólo su jugo)
  • 2 Cucharadas eneldo
  • Sal y Pimienta

Preparación

1. Lava bien las betarragas, envuélvelas en alusa foil y llévalas al horno para asarlas durante 1 hora a 250°C. Puedes incluso asarlas por 1 hora y media. Tienen que estar blandas al pinchar con un tenedor. Si no encuentras betarragas amarillas, puedes hacer esta receta con las betarragas moradas tradicionales.
2. Cuando las betarragas ya estén cocidas, sácalas del horno, pélalas con cuidado y corta en trozos gruesos. Reserva.
3. En un sartén pequeño, tuesta las semillas de comino y las semillas de cilantro por un par de minutos, cuidando de que no se quemen. Cuando sientas un leve aroma a tostado, corta el fuego y transfiere las semillas a un mortero o un molinillo eléctrico. Muélelas hasta lograr un polvillo fino y ponlas en un pequeño bowl. Agrega las 3 cucharadas de vinagre de jerez y 4 cucharadas de aceite de oliva y revuelve bien todos los ingredientes. Vierte la mitad de esta mezcla sobre las betarragas y reserva el resto para el kale.
4. Para la salsa de yogurt, en un bowl mezcla el yogurt natural, el jugo de 1/2 limón, 1 cucharada de aceite de oliva, el eneldo, sal y pimienta, y reserva.
5. Dejamos el kale para el final ya que se cocina muy rápido y sólo hay que saltearlo un poco antes de montar el plato. Si no encuentras curly kale, puedes usar otro tipo de kale (¡hay muchos!), o también hojas de acelga cortadas en chiffonade. Lava bien el curly kale y separa las hojas de los tallos. Calienta 1 cucharada de aceite de oliva en un sartén y agrega el kale. Saltea por unos 3-4 minutos y apaga el fuego. Vierte el resto de la mezcla de vinagre aceite y especias y revuelve bien para que todas las hojas se impregnen de esos sabores.
6. Finalmente, para montar el plato, pon una capa de kale como base, luego las betarragas cocidas encima, y finalmente la salsa de yogurt. Sirve tibio.

4 Comments

Responder a Carmen Cancelar respuesta

(*) Required, Your email will not be published