Helado de duraznos, miel y limón

helado de durazno y miel

Hacer helados en casa se puede y es más fácil de lo que mucha gente cree. No hay que tener una máquina especial tampoco, sino que sólo paciencia. Es un proceso largo, pero que no tiene mucha ciencia, sólo saber revolver cada cierto tiempo. Una vez que aprendes la técnica, puedes hacer helados de lo que quieras. Sólo hay que dejar correr la imaginación y decidir si ese sabor que tanto te gusta lo quieres sobre una base cremosa o más bien estilo sorbete.

Hacer un helado de durazno en verano me venía dando vueltas hace mucho rato. Incluso tengo una receta que me encanta guardada en una revista del 2007, y no se por qué nunca lo había intentado. Si bien he hecho helados caseros antes, normalmente había hecho sorbetes o de crema sabor vainilla, que es lo más simple del mundo. Pero en el ámbito de los helados cremosos no había experimentado agregándoles frutas o cosas así.

huevo azúcar base helado

Como los duraznos ya están empezando a salir, me parecía el postre ideal para terminar una cena navideña más veraniega, con las delicias de esta época que además nos llenan de sabores frescos y dulzones. Por estos días también están apareciendo los primeros damascos, y aunque me fascinan, creo que hay que esperar un poquito hasta que estén más dulces y carnosos.

Sea como sea, esta etapa temprana del verano entre fines de Diciembre y mediados de Enero, se nos viene la mejor fruta de la vida; frutillas, cerezas, damascos y los primeros duraznos. Esas delicias que no tienen otra opción de ser disfrutadas más que con los pies adentro de la piscina, en el pasto bajo la sombra o recién saliendo del mar.

duraznos pelando duraznos

Que rico que es el verano y las tardes largas de luz y calor. Añoro vacaciones como cuando era chica y nos perdíamos 2 meses en el interior del campo. Este verano se me viene bien movido, con viajes, clases de cocina (ya les contaré), proyectos y nuevos desafíos. Igual me daré el tiempo para un piscinazo de vez en cuando, y ojalá unas extensas sesiones de sol.

Así como se viene movido el inicio del próximo año, está terminando este también. Un excelente año al fin de cuentas. Creo que siempre será recordado como un año crucial en la búsqueda de mis sueños, donde me atreví a explorar fuera de la zona de confort y de todo lo conocido.

Los highlights de este 2015 definitivamente fueron: mi viaje de trabajo de dos semanas a Torres del Paine en enero; el taller de Ashtanga con Mark Robberds en abril; mi corte de pelo radical también en abril; viaje a Colombia en mayo; la renuncia a mi trabajo en mayo y el inicio de mi camino hacia la independencia; el período de profundo descanso que me regalé entre junio y septiembre y el retorno de mi energía vital; el curso de permacultura entre septiembre y noviembre; mi nueva tribu del CDA (Conversaciones de Anticpación); mi nuevo rol de profesora universitaria a partir de septiembre; mi primera pared de roca escalada en el Cajón del Maipo en Octubre; el taller de Ashtanga con Pëtri Raisanen en noviembre; la apertura de mi primera empresa en diciembre; y la creación de BLOGI (primera Asociación de Blogueros Gastronómicos de Chile) también en diciembre, y el domingo, el mejor concierto de mi vida: David Gilmour en Chile. Uf!!

pulpa de duraznos helado de durazno helado casero durazno

Uno no se da cuenta a veces de la cantidad de cosas que pasan en un año, pero es tan rico mirar para atrás y hacer un buen balance. Pero los años intensos agotan, así que también los buenos descansos son merecidos. Me voy a desaparecer un poco de estos lados hasta Enero, por lo que les deseo la mejor de las fiestas. Disfruten comiendo delicioso y tomando ricos vinos, que esta tierra en la que vivimos es demasiado privilegiada. Bon Appetit!!

Helado de duraznos, miel y limón

Tiempo de preparación 6 hours
Tiempo de cocción 20 minutes
Tiempo total 6 hours, 20 minutes

Ingredientes

Para el helado

  • 4 Yemas
  • 25 Grs Azúcar rubia orgánica
  • 4 Cucharadas miel
  • 500ml crema
  • 5 Duraznos maduros
  • 1 Limón (jugo y cáscara rallada)
  • 1 Cucharadita Drambuie

Para el picadillo

  • 3 Duraznos
  • 1 Cucharada azúcar rubia orgánica
  • 1 Limón (sólo su jugo)
  • 1/3 Taza hojas de menta fresca picadas

Preparación

1. En un bowl mediano y con un batidor manual, bate las yemas con el azúcar y la miel por varios minutos. Reservar.
2. En una olla, calienta la crema a fuego medio y antes de romper a hervir, retira del fuego.
3. Agrega 1/3 de la mezcla de crema sobre la mezcla de los huevos para temperar, batiendo constantemente. Es importante que este proceso de agregar la crema caliente a los huevos se haga muy de a poco y sin dejar de batir, para que los huevos no se cuezan con el calor y se corte la mezcla.
4. Añade el segundo tercio, batiendo siempre y vuelve toda la mezcla a la olla de la crema. Revuelve bien y cocina toda la mezcla a fuego bajo hasta que la mezcla se vuelva espesa y cubra la parte de atrás de una cuchara de palo. No dejes que hierva. Este proceso se puede demorar entre 10 y 15 minutos. Lo importante es que apenas la cuchara quede completamente recubierta por la mezcla, apaga el fuego y retira la olla.
5. Una vez apagado el fuego, vierte la mezcla en un bowl que después puedas llevar al freezer. Puede ser un bowl de vidrio, plástico o metálico. Cubre con un alusa plástico y deja que se enfríe a temperatura ambiente.
6. Mientras que la mezcla de crema se enfría, pela los duraznos, córtalos en pedazos y muélelos en una juguera o procesadora de alimentos. Cuando tengas ese puré listo, agrega el jugo de limón, la cáscara del limón y el drambuie. Revuelve bien y reserva.
7. Cuando la mezcla de la crema ya esté a temperatura ambiente, agrégale el puré de duraznos y mezcla bien con un tenedor para que todo se fusione bien. Cubre nuevamente el bowl y mételo al freezer por 1 hora.
8. Luego de 1 hora, sácalo del freezer y revuelve la mezcla un poco, procurando soltar aquellos bordes o sectores que se empiecen a solidificar. Vuelve la mezcla al freezer por 1 hora más y repite el proceso. A partir de esta segunda hora, debes hacer lo mismo cada 30 minutos aprox. por alrededor de 4 horas. Esto es para evitar que se formen cristales en la mezcla y el helado quede como un hielo. Mientras más revuelvas durante el proceso de congelamiento, más cremoso quedará.
9. Mientras tanto, prepara el picadillo de duraznos. Pica los 3 duraznos restantes y agrégalos a un bowl junto con el jugo de limón, azúcar y menta. Revuelve bien y reserva para servir.
10. Finalmente, sirve el helado en su punto cremoso y acompaña del picadillo de duraznos con menta. El juego de sabores entre los duraznos, la miel, el limón y la menta es increíble.

2 Comments

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published