Noodles de zucchini con salsa de tomates, tofu y queso de cabra

Processed with VSCOcam with f2 preset

Bienvenido Marzo. Llegaste un poco más rápido de lo que esperaba, pero de todas maneras eres bienvenido. Siento que este año el verano estuvo muy rico y lo aproveché bien. Ya no es como en la niñez eso si, cuando el verano significaba piscina y campo todo el día; o como fue en la universidad, cuando el verano era un tiempo de salir a explorar el mundo de forma independiente;  los primeros mochileos con amigas, y carretes en la playa. Ahora el verano es distinto, y aunque es full trabajo, pareciera ser a otro ritmo que el resto del año, más relajado, más festivo. Hay más happy hour post pega, hay más panoramas al aire libre los fines de semana, escapaditas a la playa, y sobre todo hay menos gente en Santiago. Que agradable que es esta ciudad en verano cuando por las calles no anda nadie, en el supermercado no hay colas, y las ferias tienen espacio para caminar entre puesto y puesto. Hoy el verano tiene ese significado para mi, es como una rutina más amable y más relajada, pero rutina igual.

Lo que si se es que este verano se va a prolongar durante el resto del año gracias a las ricas conservas que estoy haciendo. Este fin de semana que recién pasó me dediqué a preparar todos los implementos necesarios para empezar con el proceso de conservas, que no es difícil, pero si laborioso. Esta vez haré conservas de tomates y salsa de tomates casera, ideal para la pasta casera de esos días en Julio cuando nos dan ganas de comer cosas ricas y bien contundentes que le hagan frente al frío. Pero también algunas frutitas veraniegas como ciruelas y duraznos para los postres y antojos de tartas frutales que nos puedan dar más entrado el año.

Processed with VSCOcam with f2 preset

Así que bueno, con un verano disfrutado y miles de planes por venir, este año no tengo problemas con Marzo; siento que se viene un buen año, entretenido y movido. A nivel laboral sin duda, pero también en lo personal. Con Nico nos estamos comprando un departamento. No había querido contar mucho pero ya es oficial. Firmamos la promesa de compra y ya estamos en los trámites finales para que sea nuestro. Un gran paso y algo que veníamos buscando hace como un año. Por fin resultó, así que estamos muy contentos. Lo entretenido de todo esto es que igual lo queremos adaptar un poco, cambiar algunas cosas, pintarlo, ampliar la cocina, crear espacios nuestros que reflejen lo que nos gusta, nuestro estilo de vida y como queremos vivir. Así que lo hemos pasado muy bien buscando ideas, conversando con amigos arquitectos para que nos orienten, mirando sitios de decoración, y echando a correr los sueños que nos ayudarán a crear nuestro hogar.

El blog es otro tema que me tiene muy entusiasmada. Creo que se viene un cambio de look, y ya llevo bastante tiempo pensando en cómo hacerlo y qué giro le quiero dar. Con las ideas más claras esto empieza a tomar forma, por lo que es probable que pronto me de una pausa por estos lados para renovar la casa. De todas maneras les avisaré con tiempo y espero que el proceso no dure mucho, pero se que se viene bueno.

Ahora, volviendo a la receta. Ayer con tanto hacer salsa de tomates me dieron unos antojos de pasta impresionantes, pero ya era tarde así que cero opción. En general evito los carbohidratos en la noche, salvo cuando hay una ocasión especial que lo amerite, como una comida con amigos, o una salida a comer por ahí . Pero en el día a día, carbos hasta el almuerzo; después de las 2pm nada. Así que frente a este antojo de pasta con salsa de tomates, tuve que echar a correr la imaginación y hacer una pasta alternativa que hace mucho tiempo me venía dando vueltas. Dio la casualidad de que en mi refri también había zapallitos italianos y que justo este fin de semana encontré la bendita herramienta para hacer noodles de zucchini: un pelador de vegetales en julianas. Acá en Santiago lo encontré en el Sodimac de Parque Arauco, pero me han dicho que también lo venden a veces en las ferias libres. Con todos los astros a mi favor me puse manos a la obra.

Noodles de zucchini con salsa de tomates, tofu y queso de cabra

Porciones 2
Tiempo de preparación 10 minutes
Tiempo de cocción 10 minutes
Tiempo total 20 minutes
Dieta Gluten Free, Vegetarian

Ingredientes

  • 1 Zucchini bien grande
  • 1 Cucharadita ghee
  • 200 Grs. tofu orgánico
  • 300 Grs. salsa de tomate casera
  • 1 Cucharada semillas de amapola
  • 100 Grs. queso de cabra
  • 1 Cucharadita aceite de oliva extra virgen
  • sal y pimienta a gusto

Preparación

1. Lavar bien el zucchini o zapallito italiano y luego pelar con el pelador en julianas hasta llegar al corazón del zapallito. Cuando ya llegas a las pepas es un poco más difícil seguir rayando, así que guárdalo para algún guiso u otra preparación. Reservar las julianas que salgan en un bowl. Esa será tu pasta tipo noodle.
2. En un sartén, calentar el ghee y saltear el tofu picadito en cuadrados pequeños. Cuando los cubitos de tofu ya estén doraditos, agregar la salsa de tomates que ya preparaste según la receta que les di hace unos meses. Revuelve todo bien y apaga el fuego.
3. En otro sartén, calienta una cucharadita de aceite de oliva y agrega las julianas de zapallitos italianos. Saltea por 1 minuto a fuego alto y retira del fuego. Hay quienes se comen los zapallitos totalmente crudos, y otros cocidos. Yo no he probado los crudos, así que no puedo opinar, pero si los van a cocinar hay que hacerlo muy rápido y a fuego muy alto. Casi un golpe de calor que los selle más que los cocine, ya que si se cuecen mucho van a empezar a soltar demasiado jugo y te quedará como un guiso de zapallitos medios pegoteados, que no es la idea.
4. Finalmente, monta rápidamente los platos con una porción de noodles de zucchini, la salsa de tomates con tofu, y encima un poco de queso de cabra y semillas de amapola. Agrega sal y pimienta a gusto y listo. Este plato es realmente bueno para engañar al cuerpo con esos antojos de pasta. La verdad es que sabe muy bien, parece pasta de verdad, pero la única diferencia es que después de comer te sientes súper liviano, así que es ideal para la cena.
Bon Appetit!

2 Comments

  1. Muy buena receta. La voy a intentar. Te quería preguntar algo: donde compras ghee (o tu la haces) y tofu organico??
    Gracias!!

    • Hola Martín,
      El ghee lo hago yo en casa. Es muy simple y estoy pensando en subir la receta estos días ya que varias personas me han pedido y así lo pueden probar también.
      El tofu orgánico que compro se llama Zen Organics y en Santiago lo venden en una tienda que se llama Planta Maestra, o también en algunos Jumbo.
      Saludos!

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published