Mi huerta de balcón

la foto 2 (3)

A principios de este año publiqué un artículo donde explicaba los beneficios y maravillas del autocultivo, inspirada en parte por la nostalgia de los veranos en el campo de mi abuela, y motivada por los incipientes cultivos que estaba haciendo en mi mini departamento en aquel entonces. Y digo mini porque de verdad que era ultra petit, sólo 35 metros cuadrados y sin balcón. Pero me di cuenta que aún así era posible cultivar algunas cosas (principalmente hierbas), y que con ingenio y dedicación todo es posible.

A mediados de año nos fuimos a vivir juntos con Nico, entonces me cambié a un departamento un poco más grande con una pequeña terraza y un balcón en una de las habitaciones.  Como era invierno, pasaron varios meses hasta que nos pusimos manos a la obra con el proyecto de la huerta de balcón, y esperamos a que empezara la primavera para germinar las primeras semillas.

la foto 1 (2)

Debo reconocer que al principio fue bastante trabajo ya que los espacios que podíamos usar para armar la huerta estaban hechos un desastre. La terraza se había convertido en una especie de bodega al aire libre, llena de cajas, bicicletas, herramientas, y lo que fuera, por lo que hubo que invertir un fin de semana completo en limpiarla antes de empezar con las plantas. Lo mismo con el balcón del dormitorio. Ahí había un gran matorral seco de quizás cuántos años, y tierra muy  mala, por lo que tuvimos que podar todo (bueno, en verdad Nico lo hizo), remover la tierra seca, echar nueva tierra de hoja, compost y mucha agua.

Como a los 10 días las semillas ya habían brotado, algunas más rápido que otras. En general las legumbres son las primeras en germinar, por lo que los porotos, arvejas y habas que había plantado, las trasplanté a una tierra transitoria hasta que el resto de las semillas también estuvieran listas para irse a la tierra definitiva.

la foto 3 (2)

Así que ahí empezó nuestro primer experimento real de agricultura urbana con nuestra súper variada  huerta de balcón. En verduras plantamos: tomates, ají verde, pepino, arvejas, porotos rojos, habas, albahaca, menta, perejil, tomillo, romero, acelga, orégano, kale y algunas flores. ¿Cuál es la importancia de tener flores en una huerta? Atrae a las abejas, a los bichitos buenos, protege contra las plagas, y además se ven demasiado lindas. Las caléndulas por ejemplo, se usan mucho en los cultivos orgánicos y actúan como barreras biológicas para evitar las plagas. De todas maneras mientras más en altura estén tus cultivos, el peligro de que aparezcan plagas es menor, pero nosotros estamos en un 4to piso y bajo la altura de algunos árboles de la calle, así que mejor prevenir que luego lamentar.

El día que trasplantamos todo la huerta se veía así:

la foto 4 (2)

Construimos estos entramados de palito por el tipo de plantas que pusimos. Los tomates, habas, porotos y arvejas son un poco trepadoras, y necesitan de una estructura para subir e irse enrollando a medida que crecen. Esto también fue muy fácil de hacer. En cualquier tienda que tenga una sección de casa y jardín podrán encontrar estas varillas de madera o plástico. Luego las amarran con una pita y listo, a dejar que crezcan.

Ya ha pasado casi un mes desde esa foto y hoy el panorama es el siguiente:

la foto 2 (3)

¡Y esto ha sucedido sólo con agua! Regamos las plantas todas las noches, o temprano en la mañana siempre y cuando no les llegue el sol directo. Es importante que no les pegue el sol a la hora de regar ya que con mucho calor puedes perder un poco de agua mediante evaporación, y si les cae agua a las hojas se pueden quemar. Yo encuentro muy rico regar en la noche antes de dormirme; es como una terapia de relajo. Te olvidas de todo y mientras te preparas para el sueño, te conectas con la naturaleza, las plantas, el olor a tierra mojada y el placer de ver tus cultivos crecer día a día.

Lo mejor de todo esto ha sido poder conocer más de cerca los procesos de cada planta; como van creciendo, como cambian las hojas con el crecimiento, el tipo de flores que aparecen, cómo se comporta la planta en diferentes horas del día y a qué huele la mata antes de dar los frutos. Estos son algunos de los detalles que nos olvidamos, a medida que nos acostumbramos a ver los estantes del supermercado siempre llenos de las mismas frutas y verduras todo el año. Nos olvidamos también que hay estaciones, y que las cosas que hoy están creciendo, en Mayo ya no estarán; que la tierra se debe renovar con cada ciclo y así también nosotros y nuestra alimentación.

Y una satisfacción muy grande de tener un huerto tiene que ver con esa capacidad de ser autosuficiente, de crear tu propio alimento y saber que en el peor de los casos puedes sobrevivir de alguna manera sin depender de un supermercado o de una ciudad. En mi opinión creo que esto debería enseñarse en todos los colegios de forma permanente. Hoy mucha gente ha perdido la capacidad de cultivar la tierra, y con las tasas aceleradas de migración campo ciudad, es cada vez peor. Esto solía ser un atributo casi natural en el ser humano, pero hoy nos parece una proeza y toda una ciencia.

Por suerte de a poco estamos rescatando estos hábitos y aprovechando los espacios disponibles para cultivar, incluso si no estamos en el campo y vivimos en una ciudad tan atestada como Santiago u otras capitales del mundo. En diversas partes del mundo han surgido excelentes iniciativas y libros que ayudan a las personas a cultivar sus huertas de balcón, acá te dejo algunas para que te motives a empezar el tuyo:
RAU

Urban Gardeners Republic

Edible Balcony

Finalmente, los dejo con las fotos de las diversas plantas que crecen en mi balcón de 3mts x 50cm. A pesar de que el espacio es reducido y está en medio de una calle súper transitada, con cariño y dedicación las plantas están creciendo súper fuertes y hermosas. ¡Estoy ansiosa de que llegue la hora de la cosecha!


 Acelgas

la foto 3 (3)

Hierbitas (Menta, perejil, romero, tomillo)

la foto 4 (3)

Habas

la foto 5 (1)

Arvejas

la foto 1 (4)

Porotos rojos

la foto 2 (4)

Pepinos

la foto 3 (4)

Albahaca

la foto 1 (5)

Kale

la foto 2 (5)

Tomates

la foto 4 (4)

Flores

la foto 1 (3)

4 Comments

  1. Pingback: Reduce tu food waste: Dip de albahaca y yogurt | ciudadana B

  2. Pingback: La cosecha | ciudadana B

  3. Precioso e inspirador. Siempre he querido tener una huerta, pero como dices, me parece una proeza y toda una ciencia! Pero ahora tengo un hijo pequeñito y quiero darle lo mejor, así que de a poco lo intentaré. Voy a buscar info para comenzar :)
    Felicitaciones por este espacio!

    • Muchas gracias Gaby!
      Te lo recomiendo mucho, sobre todo con niños pequeños, ya que es muy importante mostrarles los procesos de la naturaleza y que sepan de donde vienen los productos que comemos.
      Saludos! :)
      a.

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published