Nuevas soluciones tecnológicas para el Food Waste

refri

Verduras arrugadas. Fruta podrida. Envases que no te atreverías a abrir debido a los olores que pudieran escapar. ¿Cuántas veces has limpiado tu refrigerador y te has encontrado con comida que se ha echado a perder y tienes que botar?

Cada año, miles de millones de dólares se pierden a causa del deterioro de los alimentos, también conocido como “food waste”. De hecho, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) señala que “sólo en el año 2011, se generaron más de 36 millones de toneladas de residuos de alimentos, de los cuales el 96% terminó en vertederos o rellenos sanitarios”. Mientras tanto, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) pinta un cuadro más amplio al señalar que un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde, lo que se traduce en 1,3 mil millones de toneladas de alimentos por año.

El food waste no sólo agota el dinero de nuestros bolsillos, sino que también nuestros recursos naturales. La FAO señala que el resultado global del desperdicio de alimentos es la adición de 3,3 mil millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero a la atmósfera del planeta, mientras que millones de kilómetros cuadrados donde hoy se cultivan alimentos que luego se pierden, podrían ser mejor utilizados destinándolos a la protección de los ecosistemas forestales.

Por suerte, un puñado de emprendedores sociales se ha dado cuenta de las posibilidades que presenta este problema, y han desarrollado una serie de soluciones innovadoras para disminuir los residuos a nivel doméstico. Acá te los presentamos: 

1. Freshpaper  de la empresa Fenugreen,  es un cuadrado de papel biodegradable que puede mantener los alimentos frescos por un período entre 2 y 3 veces más largo debido a una mezcla de especias orgánicas que inhiben el crecimiento de bacterias en las frutas y verduras. Fenugreen ha llegado a ganar varios premios en concursos de sustentabilidad, y fue nombrado uno de las Sustainia 10 mejores innovaciones de sostenibilidad para 2013. Su inventora, Kavita Shukla fue nombrada por la revista Forbes como una de las “30 menores de 30”.

2. BerryBreeze es un proyecto similar al anterior, que promete ralentizar el deterioro de los alimentos por 2 a 3 días. Sin embargo, su enfoque es diferente, ya que aborda el crecimiento bacteriano dentro de los refrigeradores. De hecho, la compañía llama su producto “la cura para el refrigerador.” Con un precio de USD$ 50, BerryBreeze es un dispositivo compacto y funciona con pilas para ser colocado en un estante del refrigerador, donde libera oxígeno para combatir la descomposición causada por bacterias. El objetivo es “eliminar, neutralizar y esterilizar los microorganismos indeseables, los gérmenes, mohos, levaduras, hongos, bacterias, virus y olores en el refrigerador.” La compañía afirma que la reducción de estas bacterias no deseadas en la nevera es la clave para mantener la comida fresca por períodos de tiempo 2 a 3 veces más largos.

3. Finalmente, Freshkeeper está enfocado a reducir el daño que puede causar el etileno. ¿Por qué etileno? La compañía MWH Agro dice que el etileno, que es producido naturalmente por las plantas, inicia el proceso de maduración de los productos frescos cuando se acumula en el aire. De hecho, MWH Agro señala que el etileno se utiliza dentro de la industria agrícola como un método para forzar la maduración de frutas y verduras antes de su venta. Freshkeeper viene en varias formas de filtros de etileno tanto para consumidores individuales como para niveles industriales. La empresa señala que sus filtros pueden mantener los contenedores de transporte comercial libre de etileno por un máximo de 65 días, mientras que a nivel doméstico, permite mantener las frutas y verduras frescas en el refrigerador por 10 días.

En conjunto, estos tres productos son distintos, y aunque varían en su aplicación y el nivel de precios, tienen el mismo objetivo. El aspecto más interesante es que las soluciones desarrolladas por estas tres empresas son escalables, de modo que pueden hacer frente al problema de los residuos de alimentos en el hogar y en el ámbito industrial.

De todas formas, es importante tener en cuenta que el principal cambio viene de parte de nuestros hábitos, y mientras no cambiemos nuestra forma de consumir y comprar, estas innovaciones sólo retardarán el problema de fondo.

Artículo adaptado del inglés y publicado en Sustainable Brands por Candice D McLeod, el 11 de Febrero de 2014.
Fuente fotográfica: http://www.cbc.ca/liverightnow/assets_c/2013/02/foodessentials-fridge-600×400-thumb-599xauto-276676.jpg

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published