Panqueques de zapallo y pollo a las hierbas

07

Este fin de semana nos escapamos a la playa con Nico y fue la mejor decisión que pudimos haber tomado. Necesitábamos hacer una pausa en la intensidad de los últimos meses con el cambio de casa y el frenesí de nuestras vidas laborales, y simplemente desconectarnos para descansar.

A veces quisiera poder trabajar menos, y a pesar de que amo mi trabajo y me encanta, me faltan horas en el día para dedicarme un poco más a mi casa, a mi misma, a leer y cultivar el alma en otras formas. Los días y las semanas se me pasan volando y a veces me siento un poco culpable de andar tan acelerada.

Creo que cuando llego a este punto significa que necesito vacaciones; pero no vacaciones de salir a viajar por el mundo, sino que vacaciones de estar en la casa, despertando tarde, cocinando largas horas, durmiendo siestas sin despertador, leyendo y tomando aperitivos con el atardecer.

01 02

Estas recetas están inspiradas en el blog Manger de una chica francesa llamada Mimi Thorisson. Ella vive en Médoc, un pueblito al norte de Burdeos (Francia) donde principalmente se produce vino tinto. Sus historias son maravillosas, y para mi leerla es un placer incomparable. Me transporta como a un cuento, a un lugar de ensueño, y de tanto leerla ya siento que he recorrido muchas veces las calles de Médoc, sus mercados y sus campos. Siento que conozco a la gente de Médoc; se dónde ir a comprar los mejores quesos y el mejor pollo, y abrir su blog es entrar en esa pausa campestre donde tomarse el tiempo para disfrutar del placer de vivir a la antigua es la única forma de vida conocida.

Me encanta eso de Francia, y sobre todo el honor y pleitesía que le rinden a las materias primas de buena calidad. Me dan ganas de agarrar una maleta y un diccionario de francés y partir a recorrer ese país de punta a cabo, probando todo lo que pille en el camino y descubriendo las joyitas de cada producto repartidas por el territorio. Algún día lo haré, y ya le tengo dicho a Nico que un wine & cheese roadtrip por Francia es algo que debemos hacer si o si.  El único riesgo es que nos queramos quedar a vivir allá; algo que haría con gusto, sobre todo en un lugar como Médoc y con amigas como Mimi.

03

Como ando con la nostalgia de vivir sin reloj y en medio de un campo con árboles grandes, caballos y silencio, hoy me rebelo al frenesí de la vida cotidiana y en honor a Francia y sus maravillas abro una botella de tinto y me preparo a dedicarle un par de horas a la cocina con estos ricos platos. La receta original de los panqueques de zapallos la pueden encontrar aquí, y la del pollo aquí. Los panqueques están levemente adaptados por mí, básicamente porque reemplacé la crema fresca por la ricotta y no le puse queso parmesano a la mezcla, pero quedaron deliciosos igual, un poco más esponjosos y livianos. Bon Appetit!

06 07 04 05

Panqueques de zapallo y pollo a las hierbas

Porciones 3
Tiempo de preparación 2 hours
Tiempo de cocción 1 hour
Tiempo total 3 hours

Ingredientes

Para los panqueques

  • 200 Grs zapallo butternut
  • 180 Grs harina blanca
  • 1/3 Taza ricotta
  • 1 Huevo
  • 1 Cucharadita Polvos de hornear
  • 1 Pizca de sal
  • 150 Grs mantequilla
  • 3 Ramitas romero fresco

Para el pollo

  • 1 Pollo de campo entero (de preferencia orgánico o de campo, alimentado con maíz y sin marinar)
  • Ramillete de hierbas frescas (romero, tomillo, orégano fresco, laurel)
  • 1/2 Manojo perejil fresco
  • 1 Limón (cortado en cuartos)
  • 4 Dientes de ajo con piel
  • Aceite de oliva
  • Sal, pimienta y merkén
  • 1/4 Taza vino blanco

Preparación

1. Para partir, saca el pollo del refrigerador por lo menos dos horas antes de cocinar. Si tienes pollo congelado, dale por lo menos 24 horas de des-congelación dentro del refrigerador y las últimas dos a temperatura ambiente.
2. Precalienta el horno a fuego alto (250°C) durante media hora antes de meter el zapallo.
3. Corta el zapallo en trozos y mételo al horno para asar a fuego alto durante 45 minutos. Cuando esté blando, sácalo del horno pero no apagues el fuego, pela el zapallo y haz un puré con su pulpa.
4. Mientras se asan los zapallos, pon el pollo en una fuente para horno y adóbalo por fuera y por dentro de su cavidad, con sal y aceite de oliva. Rellena el pollo con todas las hierbas, el ajo y los trozos de limón. Finalmente espolvoréalo con pimienta fresca recién molida y un toque de merkén.
5. Habiendo retirado los zapallos del horno, mete la fuente del pollo y hornea a 250°C por unos 10 minutos y luego baja el fuego a 190-200°C y deja que se cocine a esa temperatura durante 50 minutos más (en total el pollo deberá estar 1 hora dentro del horno sin abrir la puerta ni tocarlo).
6. Mientras se cocina el pollo, en un bowl, mezcla el puré de zapallo, huevo y ricotta hasta formar una pasta homogénea. Agrega la sal, polvos de hornear y harina. Mezcla bien hasta integrar todos los ingredientes y deja reposar 15 minutos.
7. Cuando el pollo esté listo, sácalo del horno y donde se han concentrado los jugos del pollo en la fuente agrega 1/4 taza de vino blanco. Es importante dejar reposar un poco la fuente para que baje la temperatura, ya que si le agregas un líquido frío de inmediato se puede quebrar. Revuelve con una cuchara el vino con el caldo del pollo y luego baña al pollo con ese mismo caldo. Apaga el horno.
8. Para hacer los panqueques, calienta mantequilla en un sartén y agrega una porción de la mezcla de a 1/2 tazas. Dorar por ambos lados sólo unos minutos y transferir a una fuente en el horno apagado pero aún temperado para mantenerlos calientes mientras se hace el resto.
9. Sirve los panqueques con mantequilla al romero, que se hace derritiendo mantequilla en un sartén a fuego medio y agregándole una pizca de sal y las ramitas de romero fresco. Cocina un poco hasta que la mantequilla esté dorada y perfumada.

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published