¿Orgánico o convencional?

pickles union sq

Seguramente ya habrán escuchado mucho acerca de los productos orgánicos, y que consumirlos es mucho más sano, ¿no? Si estás al tanto de este movimiento que crece a pasos agigantados en el mundo, seguramente en algún momento habrás pensando en hacer un cambio a una dieta 100% orgánica, lo cual es maravilloso, pero a veces no tan fácil.

Un cambio de dieta conlleva cambios mucho más profundos, que finalmente se traducen en la transformación de nuestro estilo de vida, y es aquí cuando a veces nos resulta más difícil de sostener en el tiempo. Antes de cambiarte a una dieta 100% orgánica te invito a reflexionar sobre lo que esto implica, y como avanzar paso a paso en este camino de transformación hacia una alimentación más consciente.

  • Pros

Quizás uno de los argumentos más fuertes a la hora de optar por productos orgánicos tiene que ver con los beneficios para nuestra salud. A esta altura del partido ya no podemos negarnos al hecho de que la gran industria agrícola usa y abusa de pesticidas en el proceso de cultivo de frutas y hortalizas, los cuales a la larga no son inocuos para nuestro cuerpo.

avellanas organicas

En ese sentido, al consumir productos orgánicos nos aseguramos que estamos recibiendo alimentos sin pesticidas y que por tanto son mejores para nuestra salud.  La buena noticia es que como el mercado está cada vez más desarrollado, hoy en día podemos encontrar cada vez más alternativas. Ya no sólo existen las frutas y verduras orgánicas, sino que también los vinos, los chocolates, pan, café, productos de despensa, etc., por lo que el camino hacia una alimentación 100% orgánica  hoy es más fácil que hace cinco o diez años.

Otro de los beneficios que tiene el comer orgánico es el impacto ambiental positivo que esto genera. Muchas veces los productos que compramos con esta certificación pertenecen a pequeños productores agrícolas que están tratando de trabajar la tierra de manera más amigable para el planeta, por lo que nuestro apoyo a la hora de la compra significa un voto de confianza y aliento para que puedan seguir en su misión.

tomates organicos zapallos organicos escocia

Los productos orgánicos también son más nutritivos. Si bien es un argumento que siempre se ha rebatido, el British Journal of Nutrition el 2014 publicó un estudio en el que se estableció que las frutas y verduras orgánicas tienen más antioxidantes que las convencionales. Si lo llevamos a una dieta convencional, para obtener la misma cantidad de antioxidantes tendríamos que comernos  2 porciones extras de frutas y verduras al día.

Finalmente, las frutas y verduras orgánicas son deliciosas. Son más sabrosas y están mucho más frescas que las de los supermercados ya que cuando compramos directo al productor, el período que pasa entre que fueron cosechadas y tu consumo es más corto.

fruta organica

  • Contras

Uno de los indudables argumentos a la hora de consumir productos orgánicos es su precio, lo cual los convierte en un lujo para muchas familias. El precio de las frutas y verduras orgánicas que se venden en supermercados es exorbitante, y así también el de los productos envasados, que además muchas veces son importados.

Este último punto también tiene relación con otro elemento, que es el de los kilómetros que recorre nuestra comida. Si nuestro objetivo es generar un impacto positivo a nivel ambiental, comer productos orgánicos envasados que vienen del otro lado del mundo es un poco contraproducente, ya que el transporte necesario para que lleguen a nuestras mesas genera una huella de carbono enorme.

organic spelt apples

Es importante también comprender que muchas veces el hecho de que un producto sea orgánico no significa que sea sostenible en el largo plazo. Hoy cada vez más aparecen los monocultivos orgánicos, que a la larga no cambia mucho el panorama de la agricultura en términos de la recuperación de suelos y el manejo de plagas. Sólo se reemplazan productos químicos con otros productos menos químicos que están permitidos por las certificaciones, pero no hay un cambio significativo en la forma de producción de los alimentos.

Por otro lado, el tener que ir a mercados especiales que sólo abren una o dos veces a la semana también es un elemento complejo para muchas familias que no tienen el tiempo específico en esos días de feria, lo que los distancia de la posibilidad de comer orgánicos todos los días.

Finalmente, otra razón por la cual algunas personas no les gustan los productos orgánicos es que sienten que las frutas y verduras son muy pequeñas y feas. Lamentablemente el supermercado nos ha costumbrado a la ilusión de que todos los productos frescos son perfectos y brillantes, lo cual en la realidad campesina no es así.

organic blueberries

  • ¿Con qué me quedo?

Habiéndoles expuesto los argumentos principales de cada lado, les cuento un poco sobre mi opinión al respecto.

Personalmente me encantan los productos frescos orgánicos y todo lo que acarrea el concepto de consumo orgánico a pequeña escala. Me fascina que existan circuitos más cortos, donde puedes conocer al productor de tu comida, y donde uno puede saber que lo que está comprando es de buena calidad y no viene contaminado con pesticidas.

Los prefiero a como de lugar, sin embargo, no soy una gran consumidora de productos orgánicos todo el tiempo, ya que efectivamente son un poco más caros de lo que en este momento mi bolsillo puede pagar, y además las ferias orgánicas me quedan lejos, lo cual implica subirme al auto y hacer un viaje especial.  Así que con el tiempo he aprendido a priorizar mis compras y seleccionar qué es lo que de verdad me importa comprar orgánico y qué puedo flexibilizar.

Soy de las pocas afortunadas de tener una feria tradicional al lado de mi casa, donde no sólo tienen increíbles frutas y verduras de estación, sino que también pescados, mariscos y quesos. Me demoro 3 minutos caminando y encuentro todo lo que necesito para el día a día, y esa cercanía y facilidad me es difícil de cambiar.

Cuando puedo me doy un gusto con algunas cosas orgánicas como el aceite de coco, la avena, algunos berries, etc., los cuales tengo que comprar en diferentes lugares, pero no me importa. Lo que si no transo son los huevos, la carne y el pollo. Y ni siquiera, ya que en verdad me importa más que los animales hayan sido criados en libre pastoreo a que hayan tenido una alimentación 100% orgánica, lo cual por lo demás es casi imposible de sostener para los productores.

organic eggs

  • ¿Como hago la transición?

Los cambios drásticos rara vez son sostenibles en el tiempo, por lo que si quieres empezar a andar en el camino de la comida orgánica mi recomendación es ir incorporando elementos de a poco.

Parte con los huevos, y quizás unas semanas después incorpora la avena, luego algunas frutas, y así. Anda viendo como se ajusta tu bolsillo y tus tiempos, y según eso luego de unos meses puedes procurar que una de tus comidas al día sea 100% orgánica por ejemplo. Y así hasta que logres hacer la transición completa.

Para las frutas y verduras puedes buscar alternativas de circuitos orgánicos no certificados, o cajitas a domicilio, lo cual también las hace un poco más baratas y convenientes. Olvídate de los productos orgánicos de supermercados, que son demasiado caros y probablemente no tan frescos.

La otra opción es guiarte por la tabla de los “Dirty Dozen y Clean Fifteen”, algo así como los 12 sucios y los 15 limpios, que identifican a aquellos productos frescos con la mayor y menor traza de pesticidas respectivamente:

Convert JPG to PDF online - convert-jpg-to-pdf.net

Si tu presupuesto te alcanza para una dieta 100% orgánica, go for it! Sin duda es lo mejor y a la larga estarás invirtiendo en tu salud. Pero si no te da el bolsillo para llenarte la casa de productos orgánicos tampoco es para morirse. El hecho de comer una dieta principalmente en base a plantas y productos frescos ya es beneficio suficiente para tu cuerpo. Si además esas plantas pueden ser orgánicas, mucho mejor, pero la diferencia incremental entre unas y otras no es tan significativa como la diferencia que hay entre comer sólo comida envasada y procesada y una dieta en base a productos frescos y verduras (aunque sean convencionales). Por lo tanto, haz lo que puedas y disfruta de la comida rica que al final de eso se trata.

8 Comments

  1. A mí me pasa lo mismo, el precio de los productos orgánicos es lo que me frena a consumirlos. Puedo permitirme comprar de vez en cuando algo, pero no todo, y muy de vez en cuando.
    En realidad el aspecto de los productos orgánicos no es un problema. Mi familia tiene árboles frutales y no están tratados con pesticidas. La mayoría de las manzanas tienen algún gusano, pero están deliciosas.
    Lo que sí no dejo pasar son los huevos. Intento pagar por huevos de gallinas libres, sino prefiero no consumirlos.
    Me ha gustado mucho el artículo, te sigo a menudo y estoy de acuerdo en muchas cosas.
    Te seguiré leyendo como siempre, un saludo,

  2. Como estas
    Yo soy productor de hortalizas,Organicas de la comuna de monte patria y me certifico por Imo
    Hace ya varios años que me dedico a la producción ecologica
    Y últimamente junto a Patricia mi señora , reflexionamos sobre el tema del precio de un producto ecologico
    Y llegamos a la conclusión que de todas maneras es mas barato que el supermercado,quienes encarecen el producto ecologico tal cual como ocurre en la agricultura convencional es el intermediario, que están incluso en las ferias ecologicas.
    Más allá de eso por ejemplo los tomates ecologicos que tenemos creciendo en el invernadero ahora (tenemos 9 variedades de distintos colores y sabores)
    Están siendo ultra atacado por grillos por que mis vecinos que tb producen tomates aplican pesticidas ultra tóxicos como MTD un producto cancerígeno terrible que es muy común
    Sucede entonces que los grillos escapan a nuestra parcela ,y que hacemos nosotros paramos en la carretera y recolectamos botellas para cubrir 3000 plantas
    Para fortalecer las plantitas aplicamos preparados de ortiga y cola de caballo que vamos a recolectar río arriba donde no este contaminado
    Después seguimos recibiendo plaga de nuestros vecinos como polillas
    Que hacemos
    con una espina de quisco sacamos por muchos días las larvas de las flores de 3.000 plantas de tomates
    Y así un montón de labores que básicamente nos tienen por muchos meses
    ( porque nuestros tomates no están abonados con ningún producto sintético demoran 4 a 5 meses en madurara en la planta)
    viviendo en una pequeña casita al lado del invernadero
    Que está emplazado en un cerro con mucha pendiente y piedras
    Pensamos que el precio de un producto ecologico de verdad .tiene impreso en su precio la corrección de errores de la agricultura convencional ultra contaminante desde las semillas hasta productos rociados horas antes de ser vendidos con productos muy tóxicos
    La plaga de grillos que tenemos hoy es producto de esto
    En fin por eso y por mucho mas nuestro precio es un precio justo a hortalizas que son trabajadas cono lo mejor de lo mejor
    Y la alimentación de verdad debería ser la prioridad uno
    De tan solo salir un poco de santiago y mirar campos que parecen todos lindos e impecables se esconden una artillería pesada de químicos feroces
    En fin creo que me extendí demasiado solo que este tema me toca bastante
    Les invito a conocer nuestro trabajo
    A partir de abril estamos en Ecoferia de la reina en stand 44
    Saludos
    Carlos y Patricia
    Ecoprimitiva

  3. Hola Anita,
    comparto tu visión prácticamente al 100%. En mi caso, priorizo que los productos frescos sean locales, y si es posible ecológicos (y ya si pueden ser de nuestra huerta, mejor) excepto con el “dirty dozen”, esos tienen que ser eco sí o sí, pero lo que hago es comerlos sólo cuando los encuentro ecológicos y locales en temporada. O sea, como manzanas un mes al año, tomates y berenjenas sólo en verano….. como ha sido de toda la vida. En Tenerife tenemos la suerte de que las frutas locales casi todas están en la lista limpia: piña, papaya, mango, aguacate…..
    Compramos pocos productos procesados, porque además al final una cosa lleva a la otra, si quieres hacer tu vida más sostenible hay que simplificar, y eso pasa por cocinar inevitablemente. Lo único malo es que aquí no hay leche ecológica, eso sí tenemos que comprarlo de fuera. También el arroz y otros granos. Y el café o el azúcar. Pero nuestra línea roja es no comprar nada fresco que venga de lejos.
    Y entiendo el comentario de Carlos. Cualquiera que haya tenido un huerto sabe que tener una finca ecológica requiere más mano de obra, sin lugar a dudas, para hacer las cosas bien y con mimo, y eso tiene un precio. Pero yo aplico la máxima de “que tu alimentación sea tu medicina”, lo veo como una inversión, lo que me dejo en comida sana no me lo gasto en medicinas :)

    • Hola!

      Yo tb creo que la alimentación es nuestra medicina, y esa es mi filosofía. Pero me asusta cuando veo a veces recomendaciones en webs o redes donde se dice que mejor no comer ensaladas o verduras que no son orgánicas. Porque la realidad por lo menos acá en Santiago es que la gente que tiene acceso a productos orgánicos es una elite, y los que más necesitan cambiar sus hábitos alimenticios son los más pobres que ni siquiera comen verduras convencionales, sino que pura chatarra.
      Sin duda que comer orgánico es lo mejor y a mi me encanta, pero creo que también hay matices con lo orgánico. Un producto orgánico de una huerta casera o de un pequeño campo agroecológico como el de Carlos, donde hay una filosofía de trabajo de la tierra diferente, me parece maravilloso. Pero también hay grandes monocultivos orgánicos que abusan del azufre (permitido por las certificaciones) y otros tóxicos, que finalmente no cambian mucho la forma de producir.
      Así que concuerdo contigo que lo mejor es poder comer estacional y local, ojalá conocer al productor y saber que uno está apoyando emprendimientos agrícolas que tienen diversidad de cultivos y otra filosofía. Ojalá todo el mundo tuviera acceso a esto, sería un planeta maravilloso!! :)

  4. Hola
    Anita
    Lo que pasa es que a nosotros nos toca ver de primera mano como se aplican quimicos indiscriminadamente y nadie controla eso
    Y como se a perdido de manera alarmante el conocimiento de hacer las plantitas desde la semilla las plantas se compran hechas
    Luego cantidades de abonos y pesticidas
    Rendimientos increíbles y cosechas en tiempo récord

    Suelos muertos en fin
    Nosotros hacemos el máximo esfuerzo para que los precios sean razonables y no subir es decir tratamos de mantener en febrero y en septiembre el mismo precio de los tomates ( podemos tener tomates todo el año el sol del limarí lo permite)
    Y cuando quieras nos puedes visitar solo que el terremoto de septiembre nos dejo muy averiados estamos reconstruyendo
    Pero si gustas cuando vayamos a Ecoferia te avisamos (en abril yo creo)
    Y te llevo una cajita bio con productos de nuestra huerta de regalo para que degustes
    En fin saludos
    Nos gusta mucho tu blog con Patricia lo vemos siempre

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published