¿Qué es una certificación orgánica?

certificación orgánica

 

Me encanta escribir sobre el tema orgánico ya que es bastante polémico y las opiniones siempre están divididas. Con el tiempo he logrado ir armándome de más herramientas para entender este mundo, las cuales he ido compartiendo con ustedes en este blog. Hoy hablaremos sobre las certificaciones orgánicas, que es algo muy interesante ya que son las que finalmente definen qué es un producto orgánico.

Hay quienes piensan que los productos orgánicos son aquellos libres de químicos, o aquellos que conservan la tierra y sus nutrientes, o aquellos que usan racionalmente los recursos naturales. Hmm.. no necesariamente. Aquí te explico por qué.

¿Qué es una certificación orgánica?

En Chile, la Ley 20.089, que crea el Sistema Nacional de Certificación de Productos Orgánicos Agrícolas, establece las condiciones para la comercialización de productos bajo la denominación de orgánico o sus equivalentes. Una de estas condiciones es que todo producto denominado orgánico, biológico o ecológico debe estar debidamente certificado por una entidad inscrita en el Registro del Sistema Nacional de Certificación Orgánica.

Una certificación orgánica es un sello que se le otorga a productores agrícolas o alimentarios que han pasado por un proceso de control, que garantiza la calidad orgánica de lo que producen según la normativa correspondiente y según el mercado de destino donde se comercializará ese producto.

Esto último es muy importante ya que las exigencias muchas veces son diferentes según el tipo de mercado al que apuntan los productores. No todos los sellos orgánicos son iguales, por lo que es importante conocer los distintos sellos orgánicos para saber qué requisitos tienen.  Por ejemplo, los países de la Unión Europea son muy estrictos en todos los estándares relacionados a temas alimentarios, no sólo en relación a la certificación orgánica, sino que también relativo a la inocuidad y trazabilidad del producto, por lo que tienden a ser un poco más estrictos. Hay productos que pueden estar certificados como orgánicos para consumo interno de un mercado, pero no necesariamente para exportación a países más exigentes.

En general cualquier empresa relacionada a la producción de alimentos puede certificarse orgánica, desde un campo, hasta una fábrica, e incluso un restaurante, ya que la certificación orgánica aborda los procesos productivos y los insumos utilizados en función de las normas establecidas en la certificación.

lechugas

¿Bueno para el medio ambiente?

Un sello de certificación orgánica es una garantía de confianza para el consumidor, quien espera que en la producción del alimento que está comprando sólo se hayan utilizado insumos orgánicos, como biopesticidas, biofertilizantes, bioestimulantes y otros. Sin embargo, un sello orgánico no quiere decir que el producto se produjo “al natural”, o que los insumos orgánicos utilizados sean 100% inocuos para el medio ambiente.

El azufre y el ácido bórico por ejemplo, son compuestos químicos validados para su uso en agricultura orgánica como fungicida y fertilizante respectivamente, pero son compuestos químicos producidos por empresas químicas tradicionales. La certificación orgánica muchas veces regula la cantidad en la que estos compuestos se pueden utilizar, más que el tipo de compuesto en si.

La FAO establece que un producto certificado orgánico es “aquel que garantiza que el producto se ha creado y elaborado en forma que no perjudique al medio ambiente.” En mi opinión creo que es importante hacer un doble click aquí para analizar qué entendemos por perjudicar al medio ambiente. Para ello siempre uso el mismo ejemplo del monocultivo.

Si un monocultivo es orgánico o convencional, el efecto sobre el suelo a la larga es el mismo, y en consecuencia su impacto al medio ambiente es negativo. El cultivo intensivo de una sola variedad de planta obligará al agricultor a agregar insumos químicos u orgánicos para sostener la producción, ya que el suelo se va a ir desgastando y la materia orgánica desapareciendo.  Es como si nosotros nos alimentáramos sólo de lechugas durante un año. Nuestro cuerpo después de un rato se enfermaría, y tendríamos que recurrir a la medicina. Puede que tomemos remedios tradicionales u homeopáticos, pero estaríamos tomando remedios al fin y al cabo para corregir un organismo vivo enfermo. No nos olvidemos que el suelo también es un organismo vivo y muy complejo, y si quieres saber más al respecto haz click aquí.)

Beneficios de una certificación orgánica

Dentro de los beneficios de certificarse orgánico para los productores es que pueden optar a mejores precios por sus productos al diferenciarse de los convencionales. Así mismo, una certificación orgánica ayuda a abrir puertas comerciales en nuevos mercados, en general aquellos extranjeros y donde la demanda por productos orgánicos es creciente.

Otro elemento que creo importante destacar en relación a los beneficios  de las certificaciones orgánicas, es que han puesto sobre la mesa el debate en torno a cómo se producen nuestros alimentos. Independiente de si crees o no en las certificaciones, o si apoyas este tipo de producción o la convencional, me parece fundamental valorar todas las instancias que ayuden a transparentar las cadenas alimentarias, fomentando la discusión en torno al uso de agroquímicos y transgénicos en nuestra comida.

agricultor

Finalmente, los beneficios que desde los consumidores buscamos en torno a lo orgánico (mejor salud, menor impacto ambiental),  no necesariamente son exclusivos de los agricultores orgánicos certificados. En Chile y en el mundo hay muchos pequeños productores no certificados que si realizan una labor más holística en su producción, implementando herramientas de la agroecología, conservación de suelos, biodinámica, y yendo más allá de lo que exige la certificación, preocupándose por el bienestar de sus consumidores y trabajadores. A estos pequeños productores hay que buscarlos en las ferias orgánicas y no en los supermercados, hay que conversar con ellos, irlos a ver a sus campos y aprender de sus experiencias, que a veces son mucho más complejas que un checklist para una certificación.

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published