Dip de albahaca y yogurt

la foto

Con el calor que ha hecho estos últimos días no cabe duda que el verano llegó con todo y para azotarnos duro. Pero todo el sufrimiento de esas tardes lentas y sofocantes en el trabajo, se pasa con las maravillas que nos regala esta estación en frutas, verduras y hierbas. En ese sentido el verano es mi estación favorita; me encanta la variedad y el dulzor de sus frutas, la frescura de las sandías y los melones, los tomates en su punto, todos los derivados del choclo fresco (ensalada, pastel, humita, pastelera, a la parrilla), y la reina de todas las hierbas… la albahaca!!!

Hoy la albahaca está disponible en supermercados casi todo el año, pero se nos olvida que esta es una planta estacional típica del verano. De hecho si alguna vez han cultivado albahaca en sus casas sabrán que apenas empieza a refrescar a fines de marzo la pobre muere rápidamente. Necesita mucho calor y luz por lo que el sol del verano le hace maravillas. En invierno si encuentras albahaca, recuerda que ha sido cultivada en invernaderos, seguramente con calor artificial para que alcance madurez, por lo que el gasto energético asociado a la albahaca fuera de estación es mucho mayor.

Ahora, el problema es que ese mismo calor que madura las albahacas en la tierra, también las marchita una vez que las cortamos. La albahaca tiene re poca duración, por lo que hay que comerla fresca y rápidamente después de comprarla. Para conservarla mejor les recomiendo que apenas lleguen a sus casas pongan la mata en un vaso o jarro con agua, y le cambien el agua todos los días como si fueran flores. Así se extiende un poco la vida de las hojas y evitamos que se pongan negras muy rápido (vale para todas las hierbas en general).

Cuando ya se empieza a poner negra hay que actuar rápidamente ya que no es mucho lo que queda por hacer. A esa altura no les recomiendo hacer pesto ya que les puede quedar muy amargo, pero si pueden explorar otras variantes como la que les presento hoy aquí: dip de albahaca y yogurt. Este dip también lo he hecho con ricotta cuando no he tenido a mano yogurt y queda un poco más espeso pero igual de rico.

Es muy simple y no tienen ninguna ciencia. En el recipiente de la minipimer o juguera pon la albahaca, 1 yogurt blanco sin azúcar, el jugo de 1/2 limón, 2cm de jengibre rallado, 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 diente de ajo , pimienta y sal a gusto. Mezclar todo hasta que quede una pasta homogénea y listo. Lo puedes usar para untar verduras, aliñar ensaladas, acompañar un pescado, etc.

Recuerda que para evitar los residuos alimenticios hay que planificar la compra y las comidas. Si necesitas sólo un par de hojas de albahaca para un plato en específico, no dejes el resto de la mata en el refrigerador hasta que se pudra. Haz algo con el resto de las hojas cuando aún están frescas, o trata de comprar en menor cantidad o compartido con alguien más. Otra buena alternativa es cultivar tus propias hierbas, es muy fácil, no necesitas mucho espacio y se puede hacer incluso en los departamentos más pequeños. Puedes revisar este link si te interesa el autocultivo, y este otro para conocer mi experiencia de huerta de balcón.

Recuerda que reducir tus residuos alimentarios depende de ti!

Deja una respuesta

(*) Required, Your email will not be published