Sopa de apio & hinojo

05
Por fin de vuelta en casa después de una rica semana en el sur. A pesar de que tuve mucho trabajo, sentí como si estos días hubiesen sido unas mini vacaciones. Trabajar mirando los volcanes nevados, en medio de un bosque nativo, y tras una hora manejando por campos verdes y escarchados, es un descanso en si mismo que no tiene precio. Además, tuve la suerte de estar en un hotel al lado del lago, así que mis despertares eran más o menos así:

Processed with VSCOcam with f2 preset

Hacía mucho frío, y llovió varios días de manera muy intensa. En algún minuto incluso hubo un temporal con mucho viento y lluvias torrenciales, pero todo eso a mi me fascina. Amo el sur de Chile y el ritmo que tienen lugares como Puerto Varas. Es todo súper tranquilo, la gente es muy amable y pareciera ser que todo el mundo disfruta de sus días. Es refrescante cambiar un poco la rutina de Santiago y todo el estrés de la capital por días a otro ritmo.

Lo mejor de todo era que a las 10 de la noche ya no andaba ni un alma en las calles; cero autos y cero ruidos, por lo que el descanso era profundo. Esos despertares como los de la foto iban además acompañados del canto de los queltehues y las bandurrias, teletransportándome a mi infancia en el campo en un micro segundo. ¡Felicidad absoluta!

Demás está decir que mis barritas energéticas de semillas me súper salvaron todos los días, y además causaron sensación. Para la próxima voy a llevar el doble y así puedo regalar, porque todos los que las probaron las encontraron deliciosas.

Como estuve varios días en Puerto Varas, aproveché de probar distintos lugares para comer, siempre en búsqueda de alternativas saludables, sostenibles y que expresen lo mejor del lugar. Normalmente cuándo hemos ido con Nico, siempre es por un fin de semana y como vamos en plan de paseo, y a veces también nos juntamos con amigos y familia, no habíamos tenido muchas opciones de explorar la oferta gastronómica a cabalidad. Al final siempre terminamos probando un lugar nuevo por vez que vamos, pero ahora tuve la suerte de tener 5 días enteros para buscar las joyitas de Puerto Varas.

Y me quedo con 3 lugares súper recomendables: La Gringa Bakery Café, La Jardinera GastroPub, y el Bar Bravo Cabrera. Los dos primeros lugares son súper ricos en cuanto a comida, con una propuesta sencilla pero muy bien cuidada. Ambos lugares están llenos de detalles y atendidos por sus propias dueñas: Naomi (La Gringa) y Magda (La Jardinera).

Si van a uno u otro es seguro que pueden encontrar platos deliciosos, de estación, donde se destacan los productos locales y con opciones súper saludables. De hecho mi comida en La Jardinera fue todo lo que necesitaba después de un par de días medios ausentes de verduras. Me comí una sopa de apio de entrada (que además inspiró la receta de este post), y de fondo una ensalada otoñal con berros, rúcula, endivias, nueces, y queso de cabra. ¡Una maravilla!

Ahora, si andan en plan más de bar y menos comida, les recomiendo demasiado el Bravo Cabrera. Está en la costanera y es imposible que pase desapercibido ya que está siempre lleno. Ya había ido antes a ese lugar hace más de un año, y lo había encontrado muy bueno, pero ahora mejoró considerablemente la carta y la oferta de cervezas. De hecho, me sorprende y me alegra infinito cuando encuentro opciones tan especiales como IPA Spoh, Gulden Draak, Erdinger, y Tübinger. Sólo por eso me considero una fan.

01

Agradecida de estos días en el sur, igual estoy feliz de haber vuelto a Santiago a los brazos de mi amado y al regaloneo de mis gatas. Hoy fui a la feria, almorzamos en familia, y en la tarde empecé a cocinar y planificar las comidas de la semana. Dentro de los próximos días volveré a hacer yogurt, pan y ghee, que no he hecho desde antes de cambiarnos de casa. Con eso daré por completado el cambio y echadas las raíces en el nuevo hogar. Pero por ahora una sopa inspirada en los días fríos del sur y en esa cena reconfortante en La Jardinera. ¡Bon Appetit!

02030406

 

Sopa de Apio & Hinojo

Porciones 8
Tiempo de preparación 15 minutes
Tiempo de cocción 25 minutes
Tiempo total 40 minutes
Dieta Gluten Free, Vegetarian

Ingredientes

  • 1 Papa de apio
  • 1 Mata de apio
  • 1 Hinojo
  • 4 Cebollines
  • 2 Cucharadas Mantequilla
  • 1 Cucharada Aceite de oliva
  • 1 Hoja de laurel
  • 1 Cucharada Cúrcuma en polvo
  • 2 Cms. jengibre fresco picado
  • Sal y pimienta a gusto para sazonar

Preparación

1. Lavar y pelar la papa de apio. Lavar el apio, el hinojo y los cebollines, y separar los tallos de las hojas. Para esta receta sólo usaremos los tallos, pero puedes guardar las hojas de ambos para hacer un caldo u otra preparación.
2. Pica de manera gruesa la papa de apio, el apio, el hinojo y los cebollines. Reserva.
3. Calienta en una olla las dos cucharadas de mantequilla junto al aceite de oliva y agrega los cebollines. Saltea a fuego medio por unos 2-3 minutos y agrega el jengibre picado, la papa de apio picada, la hoja de laurel y la cúrcuma. Revuelve bien y saltea todo junto por 3 minutos más.
4. Agrega el apio y el hinojo, y cubre todo con agua (aprox. 1,5 Litros). Tapa la olla y deja que hierva. Una vez que haya hervido, baja el fuego al mínimo y deja que se cocine sin revolver durante unos 20 minutos.
5. Al terminar la etapa de cocción, apaga el fuego y usando una mini-pimer (juguera manual) muele la sopa hasta alcanzar la consistencia deseada. Puedes dejarla con algunos trozos enteros si te gusta masticar un poquito las sopas, o completamente líquida. De todas formas esta sopa tiene bastante fibra, por lo que queda consistente.
6. Agrega sal y pimienta a gusto para sazonar y luego sirve caliente en un bowl.

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published