Sopa Rústica de Tomates

sopa rústica de tomates

Ni se imaginan el torbellino de cambios y sorpresas que ha sido mi vida estos últimos meses. Para quienes me siguen en Instagram, saben que he estado viajando mucho por todo Chile, y a full con varios proyectos súper interesantes. Lo he pasado muy bien en el proceso y ha sido una experiencia increíble.

He conocido gente maravillosa en los distintos rincones de nuestro país, he escuchado historias de vida poderosas, y he vivido encuentros muy emocionantes con personas completamente desconocidas hasta ese momento. No puedo dejar de pensar que Chile está lleno de maravillas naturales y humanas que están ahí dispuestas a ser descubiertas. Tenemos un país privilegiado y gente muy buena, amable y empeñosa.

A veces a los que vivimos en Santiago se nos olvida que el resto del país no tiene mucho que ver con esta ciudad babilónica que cada día se pone más ruda y difícil. Es por eso que hace bien salir de la ciudad, darse unas vueltas por el campo, la playa, la montaña, y conversar con las personas que uno encuentra en el camino. El mundo está lleno de sorpresas y encuentros mágicos que pueden cambiar tu vida.

tomates y zanahorias al horno

Tantas emociones y movimiento me tienen un poco agotada debo reconocer, ha sido intenso y entretenido, pero es hora de una pausa. Es curiosa la vida igual; me sorprende como siempre te entrega lo que necesitas en el momento adecuado, y como así se suceden los ciclos en armonía con el entorno y la naturaleza. Empieza el otoño y el frío, las energías bajan, y por otro lado crecen las ganas de estar más tranqui en casa, sin tanto movimiento y entregada al regaloneo. Y no sé como, pero las cosas se dan así y todo calza.

¿Cómo se alinean los astros para que todo ocurra de manera perfecta? No se, quizás es la recompensa del universo a cuando uno se atreve a tomar decisiones difíciles e importantes, como haber renunciado a la Beca Fullbright que me había ganado para ir a estudiar a Estados Unidos este año. Quizás es la recompensa del universo al trabajo duro y a la constancia; o quizás es sólo buena suerte, o magia. Qué se yo. Lo único que sé, es que estoy agradecida de esta nueva etapa que comienza llena de amor, ilusiones, nuevos caminos y sueños compartidos.

tomate albahaca zanahoria sopa de la olla al plato

Para celebrar este nuevo ciclo y dar por iniciada oficialmente la temporada de regaloneo culinario invernal de este año, les dejo una rica sopa rústica de tomates que preparé hace un tiempo y que tenía guardada para compartir con ustedes apenas empezaran los días más fríos. Aprovechen los últimos tomates del otoño que van quedando para poder prepararla, porque no se van a arrepentir de lo rica que queda. Es muy fácil y enjundiosa, ideal para una cena liviana al final del día junto a una buena tajada de pan de masa madre con mantequilla. Bon Appetit!

tomato rustic soup

Sopa Rústica de Tomates

Porciones 6
Tiempo de preparación 15 minutes
Tiempo de cocción 40 minutes
Tiempo total 55 minutes
Dieta Gluten Free, Vegan, Vegetarian

Ingredientes

  • 1 Kg Tomates
  • 4 Zanahorias
  • 1 Cebolla morada
  • 1 Taza Aceite de oliva
  • 1 Cucharada Sal de mar
  • 1 Cucharadita merkén
  • 1 Pizca Pimienta fresca
  • 1 Manojo Albahaca
  • Crema y queso parmesano a gusto

Preparación

1. Prende el horno al máximo (250°C) para precalentar. Pela la cebolla y las zanahorias, y pícalas en trozos gruesos. Ponlas en una lata para horno y agrega los tomates picados en cuartos.
2. Vierte el aceite de oliva sobre las verduras, la sal de mar el merkén y la pimienta fresca. Mezcla bien con las manos para que todos los trozos de cebolla, zanahoria y tomates queden bien aliñados.
3. Lleva la bandeja al horno al máximo por 30-40 minutos o hasta que las verduras estén tiernas y semi caramelizadas pero sin quemarse.
4. Apaga el horno y pon todas las verduras con su jugo y aceite en una olla. Agrega un poco de agua (1 taza aprox) y muele con una mini pimer. Dependiendo cuánto muelas la mezcla, te quedará más o menos rústica según los pedazos de verduras enteros o semi molidos que quieras dejar.
5. Sirve en un plato y agrega crema y queso parmesano a gusto antes de comer. También la puedes comer sin crema ni queso para una versión 100% vegana.

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published