Viña Veramonte Orgánica y Turística

Viña Veramonte

A una hora de Santiago, en dirección hacia la costa por la Ruta 68, se encuentra el hermoso Valle de Casablanca; un valle vitivinícola muy conocido por sus deliciosos vinos blancos frescos y de clima frío.

En Casablanca, a 30 kilómetros del mar, está la Viña Veramonte, lugar que visitamos hace unas semanas para conocer la nueva propuesta orgánica y turística de la viña.

Por ser una de las primeras viñas en aparecer cuando vamos desde Santiago hacia la V Región, y porque está a 400 metros sobre el nivel del mar, es una de las viñas más calurosas del valle, lo que le permite cultivar tanto uva blanca como tinta. En sus inicios, el campo de Casablanca partió sólo con 50 hectáreas de chardonnay, pero hoy se cultiva también sauvignon blanc, merlot, pinot noir, syrah y carmenere.

Veramonte Winery Parras

Tras 20 años de historia en el valle, Veramonte ha decidido dar un paso adelante en dos aspectos fundamentales: uno es su cambio a producción orgánica y la otra es su nueva propuesta turística, con una renovada Casona donde se materializa su enfoque de respeto por la tierra y cuidadosa elaboración de vinos con sentido de origen.

Ya en la entrada de la viña es posible darse cuenta de que estás en un escenario único en el valle. La hermosa Casona, donde hoy hay una tienda y un café para las visitas, está situada en medio de un viñedo orgánico cuidadosamente delimitado por corredores biológicos con más de 100 variedades de plantas y flores, y rodeado por 2.500 hectáreas de bosque nativo. Estas barreras naturales generan un ecosistema muy rico de bichitos buenos y pájaros, que no permiten que las plagas entren a las parras. De esta manera, se evita el uso de pesticidas químicos para proteger la uva.

Uva Veramonte

Veramonte no nació como viña orgánica, sino que se fue transformando con el tiempo. Hoy ya llevan 4 años funcionando de manera 100% orgánica, sin pesticidas industriales y utilizando compost como fertilizante natural, proveniente del guano de animales, los orujos y escobajos de las uvas, y trabajando el suelo con lo que se conoce como cover crops, un sistema de protección del suelo que evita la erosión y ayuda a la regeneración de la tierra.

Si bien Casablanca como Neyén (en el Valle de Apalta) ya fueron exitosamente auditados por la IMO, hoy están a la espera de la certificación orgánica para poder empezar a etiquetar los vinos oficialmente como tal. Buena parte del trabajo en pos de esa certificación acá en Chile ha sido gracias a su enólogo Rodrigo Soto, quien hizo su tesis en agricultura orgánica y es buen conocedor del sistema de cultivo biodinámico. Él ha sabido plasmar la visión de la familia Huneeus de trabajar el campo con una visión de largo plazo, de sustentabilidad y longevidad del viñedo, lo cual ya se ha aplicado en los campos de la Viña Quintessa en Napa (California, EEUU), que si están 100% certificados orgánicos.

Después de un recorrido entremedio de las parras, nos fuimos a conocer las bodegas y el proceso de vinificación con Loreto Arancibia, sommelier de la viña. Durante la vinificación también se mantiene un criterio orgánico por lo que no se le agregan levaduras artificiales al vino. La cosecha de las uvas se hace de manera manual y durante la noche para mantener las levaduras naturales y mejorar la calidad del vino terminado. El envejecimiento puede ser en barrica francesa nueva o usada, o bien en huevitos de concreto, según el criterio del enólogo para cada vino.

Barricas Veramonte Huevos concreto Vinos Veramonte

Loreto nos tenía preparada una rica degustación de 5 vinos pertenecientes a las líneas premium de Veramonte: Ritual (desde $9.000), Primus (desde $11.500) y Neyén ($35.000), este último el vino ícono de la viña. Fue una degustación en maridaje, con platillos preparados en el mismo café de la viña, o comprados a productores locales de la zona. Los vinos que probamos y sus respectivos maridajes fueron:

  • Sauvingnon Blanc Ritual 2015 (Valle de Casablanca), maridado con un queso de cabra maduro de La Vinilla
  • Pinot Noir Ritual Ritual 2015 (Valle de Casablanca), maridado con un crostini con paté de hongos, hígado de pollo y aceite de trufa
  • Primus, Cabernet Sauvignon 2013 (Valle de Colchagua), maridado con un crostini de carne de vacuno con pebre
  • Primus, The Blend2014 (Valle de Colchagua), maridado con un arrollado de huaso de la zona
  • Neyen 2010 (Valle de Apalta), maridado con una trufa de chocolate amargo.

Cata Veramonte Wine tasting Veramonte

Cerramos nuestra visita con un delicioso almuerzo en el recién inaugurado café de la viña, un lugar que se abastece de ingredientes locales de pequeños productores de la región, y de la huerta orgánica que tienen en el mismo campo. Sirven desayunos, almuerzos a la carta, ensaladas y sandwiches. Los precios van desde $4.500 a $6.000.

Cafe Casona Veramonte

Si te interesa conocer más de cerca la producción orgánica de vinos chilenos, o simplemente porque te gusta pasear y te gusta el vino, esta experiencia en la Viña Veramonte es muy recomendable. Los tours se deben reservar con anticipación, especialmente durante los fines de semana que es cuando la viña recibe mayor cantidad de visitas. Los precios van desde $12.500 p/p hasta $49.000 p/p. También se pueden realizar sólo degustaciones que van entre los $9.000 y $60.000. El café está abierto todos los días para pasar a desayunar o almorzar en el camino. No es necesario reservar. La tienda de vinos también está abierta a todo público y en ella encuentras todas las variedades de Veramonte, incluso las provenientes del Valle de Napa. ¡No te lo pierdas!

Wine tours Tienda vinos Wine shop Veramonte Ritual Veramonte Neyen Veramonte

Este post fue posible gracias a la gentil invitación de Viña Veramonte. 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published